Se cree que la concentración de campos magnéticos en la zona alivian los síntomas del postpolio

Recientemente hemos conocido un artículo gracias al Archives of Physical Medicine and Rehabilitación (APMR), que nos aporta nuevos datos sobre los posibles beneficios del imán.
Ya en la antigua Grecia, fueron varios los estudiosos que hablaron de las propiedades de la magnetoterapia, algo que sin duda, deja muchas puertas abiertas a los nuevos investigadores y aficionados del sector.

El doctor Carlos Vallbona y sus colegas del Departamento de Medicina Física y Rehabilitación del Baylor College de Houston, Texas, han realizado un estudio controlado, doble ciego, con 50 pacientes que sufrían el síndrome de postpolio.
La mayoría de estos enfermos tiene dolor en los músculos -en la parte baja de la espalda, en las cervicales, caderas, hombros, etc-, así como en las articulaciones.

La ciencia no ha encontrado curas específicas y solo se recomienda descansar, fisioterapia y algunos fármacos, aunque en la mayoría de los casos tienen severos efectos secundarios.
Por todo ello, se ha optado por los imanes como tratamiento alternativo del dolor.

Los científicos de Texas, han aplicado campos magnéticos sobre las zonas del dolor, con imanes estáticos de 300 a 500 Gauss durante 45 minutos notando unos efectos muy satisfactorios.
Aunque todavía no hay datos 100% certeros para decir que la terapia con imanes es beneficiosa y curativa, son suficientes para no dejar de investigar.
 

Fuente:http://www.elmundo.es/salud/1997/271/01699.html

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.