Imanes para trastornos neurológicos

Actualmente existen ciertas enfermedades neurológicas que se tratan con impulso eléctricos, con la intención de crear una estimulación cerebral, y gracias a un grupo de investigadores del Hospital General de Massachusetts, se ha evidenciado que la estimulación micromagnética general ese tipo de actividad neuronal.

Enfermedades como el párkinson, otros trastornos del movimiento, la esclerosis múltiple y el dolor crónico pueden ser tratados con estos pequeños imanes, de manera que gracias a su pequeño tamaño pueden ser implantadas en el sistema nervioso central y regular la actividad de las neuronas. Se abre así una nueva generación de prótesis  más seguras y aficaces que la estimulación eléctrica.

La estimulación magnética conimanesse viene utilizando en el sector sanitario tanto para diagnosticar como para tratar trastornos neurológicos desde hace 20 años. El problema radica en que se ha utilizado grandes bobinas que generan campos magnéticos desde el exterior del cráneo, de manera que se pierde energía hasta llegar a las estructuras cerebrales que deben ser estimuladas. Gracias al estudio actual, las bobinas magnéticas son mucho más pequeñas, lo que hace que puedan ser implantadas dentro del sistema neurológico.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.